Noticia: Nicanor Parra, padre de la antipoesía, cumple 100 años

Estándar

Así como ayer hablábamos de la muerte de Gustavo Cerati con apenas 55 años, hoy quiero centrarme en alguien que ha tenido una larga vida, además de una larga trayectoria literaria: Nicanor Parra, uno de los autores más importantes de la literatura hispanoamericana, cumple hoy ni más ni menos que 100 años. Durante todo el día se celebrarán diversos actos para homenajear a este destacado autor, como el parrafraseo que se ha celebrado hace un par de horas en la estación de metro de Baquedano.

Nicanor Parra

Nacido en una familia de artistas en 1914, Nicanor Parra estudió Física y Matemáticas durante su juventud, aunque a los 20 años ya demostraba una pasión y una habilidad para la poesía poco vistas anteriormente. Son innumerables las obras publicadas a lo largo de su trayectoria, aunque cabe destacar la publicación de sus Poemas y antipoemas, su segundo libro, que publicó a los 40 años de edad. Mediante este modelo de “antipoesía” rompe con la tradición poética, introduciendo elementos humorísticos e irónicos, así como un léxico que se acerca más al lenguaje cotidiano que al modelo literario clásico.

Ha recibido numerosos premios y reconocimientos por su trabajo, como por ejemplo el Premio Nacional de Literatura en 1969 o el Premio Cervantes en 2011.

Felicitamos desde aquí el cumpleaños al señor Parra y agradecemos su aportación al mundo de la literatura. ¡Que los cumpla feliz!

Poesía: Elvira Sastre

Estándar

Elvira Sastre, estudiante de Filología Inglesa en Madrid, es una joven poetisa segoviana de 22 años. He de reconocer que no soy muy aficionada a leer poesía, aunque sí siento debilidad por algunos autores. Y, sin duda, esta chica se ha convertido en una de esas debilidades. Su lírica desborda sentimiento en estado puro, de esa de los pelos como escarpias, de la que te pone un nudo en la garganta y te hace querer releer las mismas líneas una y otra vez.

Merece la pena echarle un vistazo a Tú la acuarela, yo la lírica, “creación artístico-literaria que mezcla pintura y poesía a partes iguales”, creado junto a Adriana Moragues, su compañera de noches de recital en diversos bares madrileños. Además, Elvira ha publicado dos poemarios: el primero fue Cuarenta y tres maneras de soltarse el pelo, cuyo éxito impulsó la publicación del reciente Baluarte

Os dejo con uno de mis favoritos, Quiero hacer contigo todo lo que la poesía aún no ha escrito.

Cualquiera diría al verte
que los catastrofistas fallaron:
no era el fin del mundo lo que venía,
eras tú.

Te veo venir por el pasillo
como quien camina dos centímetros por encima del aire
pensando que nadie le ve.
Entras en mi casa
-en mi vida-
con las cartas y el ombligo boca arriba,
con los brazos abiertos
como si esta noche
me ofrecieras barra libre de poesía en tu pecho,
con las manos tan llenas de tanto
que me haces sentir que es el mundo el que me toca
y no la chica más guapa del barrio.

Te sientas
y lo primero que haces es avisarme:
No llevo ropa interior
pero a mi piel le viste una armadura.
Te miro
y te contesto:
Me gustan tanto los hoy
como miedo me dan los mañana.

Y yo sonrío
y te beso la espalda
y te empaño los párpados
y tu escudo termina donde terminan las protecciones:
arrugado en el cubo de la basura.
Y tú sonríes
y descubres el hormigueo de mi espalda
y me dices que una vida sin valentía
es un infinito camino de vuelta,
y mi miedo se quita las bragas
y se lanza a bailar con todos los semáforos en rojo.

Beso
uno a uno
todos los segundos que te quedas en mi cama
para tener al reloj de nuestra parte;
hacemos de las despedidas
media vuelta al mundo
para que aunque tardemos
queramos volver;
entras y sales siendo cualquiera
pero por dentro eres la única;
te gusta mi libertad
y a mí me gusta sentirme libre a tu lado;
me gusta tu verdad
y a ti te gusta volverte cierta a mi lado.

Tienes el pelo más bonito del mundo
para colgarme de él hasta el invierno que viene;
gastas unos ojos que hablan mejor que tu boca
y una boca que me mira mejor que tus ojos;
guardas un despertar que alumbra las paredes
antes que la propia luz del sol;
posees una risa capaz de rescatar al país
y la mirada de los que saben soñar con los ojos abiertos.

Y de repente pasa,
sin esperarlo ha pasado.
No te has ido y ya te echo de menos,
te acabo de besar
y mi saliva se multiplica queriendo más,
cruzas la puerta
y ya me relamo los dedos para guardarte,
paseo por Madrid
y te quiero conmigo en cada esquina.

Si la palabra es acción
entonces ven a contarme el amor,
que quiero hacer contigo
todo lo que la poesía aún no ha escrito.

Personal: Lectura de poesía mapuche

Estándar

Una de las cosas que me gustan del barrio en el que vivo es que hay bastante movimiento cultural, actividades, conferencias, ciclos de cine, etc. El pasado viernes tuve la oportunidad de acercarme a una actividad organizada por el Sistema de Bibliotecas Públicas de Providencia y englobada dentro de las Jornadas de Arte e Historia Mapuche, organizadas por el Instituto de Estudios Avanzados IDEA de la Usach. 

poesía mapuche

Como veis en el cartel, los protagonistas de la velada fueron tres autores e investigadores de origen mapuche: Graciela Huinao, Leonel Lienlaf y Maribel Mora. A través de la lectura de poemas propios y ajenos, así como de las preguntas planteadas por un moderador, los tres invitados fueron relatando sus experiencias, opiniones y conocimientos acerca del pasado, presente y futuro del pueblo mapuche, y muy especialmente sobre las dificultades que experimentan con respecto a la integración en la sociedad chilena sin perder su identidad mapuche.

He de decir que me resultó francamente interesante, duró un par de horas que se me pasaron volando y me dejaron con ganas de más. Desde que llegué a Chile he estado mirando varios cursos de mapudungun (lengua mapuche) y con todo esto me picó aún más el gusanillo, sobre todo desde que escuché que hay varias antologías publicadas en edición bilingüe. Sí, probablemente me haga falta algo más que un cursillo de mapudungun para poder leer poesía bilingüe, pero he de confesar que el poder identificar estructuras gramaticales en ediciones bilingües, aunque no entienda el significado de las palabras, es una de las cosas que derriten mi corazoncito de filóloga. Además, desde que vivo aquí me he interesado bastante por las culturas ancestrales, aunque siento que hay tanta información que no sé muy bien por dónde tirar. En cualquier caso, fue una grata experiencia acudir a este evento y seguiré de cerca las actividades relacionadas.

Quienes me conocen ya saben que siento debilidad por los tiempos pasados, porque ayudan a entender el presente y a comprender de dónde viene todo. Me quedo con el comentario de Maribel Mora, en el que explicaba que en la cultura mapuche todo está relacionado, mientras que la cultura occidental tiende a pensar que todo está separado de lo demás. 

Os dejo con uno de los poemas de creación propia que leyó Graciela Huinao, A filo de hacha.

A FILO DE HACHA

Los rayos del sol
amenazaban la montaña
con abrazarla lentamente.
En ese juego estaban
mientras seguía la huella
del camino por donde iba mi padre.
El rocío caía bajo su tranco firme
y aunque ciertas gotas eran tibias
él siempre cuidaba mi paso.
Llevaba al hombro un hacha
y de la mano que siempre me sujetaba
ahora iba enrollado un lazo.
Antes que el sol nos diera
llegamos a la pradera del bajo.
Allí estaba
con sus brazos apuntando al cielo
con su música de hojas
tan propia cuando se rebela.
Di una vuelta alrededor de su tronco.
Y mi padre estaba allí
con una rodilla en el suelo
a dos manos apretaba el viejo sombrero.
Me asusté
nunca había visto a mi padre tan pequeño.
Dijo una oración en Mapudungun que no entendí.
Sin embargo, me trasmitió la pena
de ese árbol que vio nacer
todas las generaciones que corren por mis venas.
El sol le dio primero al árbol
y bajó por sus hojas
como por una lenta escalera
a su pie estaban nuestras mejillas llorosas
y lentamente calentó
el filo del hacha
sobre la hierba.

YUNGUM TOKI MEU

Chi pu alin atü
añeltumekei chi mawida wingkul
ñochikechi pangkoafilu.
Feichi aukatun meu mülefuingün
iñche petu ñi inapünonün rüpü
cheu ñi amulen ñi chau.
Chi ilwen naüyepai ñi newen trekan meu
kiñeke müte atreüngelafui
rumel kuñiutukunieeneu.
Yeniefui kiñe toki falke pipang meu
ka rumel yeniekefeteu kuwü meu
feula kiñe def wallke amulei.
Petu chi antü yu elunoeteu
puwiyu chi naü külleü lelfün meu.
Üye meu mülefui
ñi lipang meu küllüküllütuniei chi wenu mapu
ñi tapülke ülkatun meu
chaftualu reke.
Kiñe wallkunun chi mutrung meu.
Ka ñi chau mülei üye meu
kiñe ñi luku püllü meu
epu kuwü meu üküfmekey ñi fücha chumpiru.
Llukan
turpu pekelafun ñi chau ñi fente pichikan.
Pi kiñe ngillatun mapudungun meu
iñche kimlan ñi chem pin.
Welu kimün, ñi weñangkülen
feichi anümka ñi pefiel ñi choyüngen
kom chi küpal rupalu ñi mollfüñwe meu.
Chi antü wüne elufi chi aliwen
ka naüpai ñi pu tapül meu
kiñe nochi pürapürawe reke
ñi namun meu mülefuy ta yu ngümanke ange
ka ñochikechi añumali
chi yungüm toki
wente kachu.